Comunicación abierta de militantes de Sí Se Puede*

Esta reflexión parte del desconcierto que nos ha generado, a una parte de la militancia de Sí se puede (suscrita por más de medio centenar), los hechos acaecidos en nuestra organización desde la aparición de la fuerza política Podemos.

Recordemos que ya desde septiembre de 2014, y tras las elecciones europeas de mayo, había personas en nuestra organización que manifestaban abiertamente la posibilidad de que Sí se puede se integrara en Podemos; otras personas veían la necesidad de confluir con Podemos y otras organizaciones; y, otras, valoraban la importancia de seguir nuestro camino en solitario.

 

Para nosotras es de vital importancia recordar que Sí se puede, tal y como se recoge en nuestros estatutos, es una organización cuyo ámbito de actuación es el Archipiélago Canario, constituyéndose para contribuir democráticamente a la construcción popular de Canarias. En este sentido, realizamos un análisis crítico sobre el proceso seguido, que es lo que intentaremos expresar en las siguientes líneas:

 

– Todo este proceso ha estado lleno de vacíos de información, de confusión, de incertidumbre…fundamentalmente porque se optó por esperar a que Podemos se definiera, frente a trazar una línea estratégica como Sí se puede. Consideramos que ha faltado una línea que marcara nuestros mínimos y máximos en las negociaciones, una línea diseñada desde el trabajo y la legitimidad que nos dan nueve años de trabajo de base, en la calle y con nuestra gente. Entendemos que frente a esta actitud, curada en autoestima, se ha optado por bajar la cabeza y negociar sin convicción, con una actitud derrotista y cayendo en una praxis política improvisada por parte de los órganos responsables de este partido.

 

– Queremos poner sobre la mesa el hecho de que Sí se puede ya no es una organización que se limite a la isla de Tenerife, y, por lo tanto, los procesos y el trabajo realizado en otras islas cuentan. Y no se pueden obviar a la hora de trazar una estrategia electoral.

 

Centrándonos en la última asamblea, celebrada el 7 de marzo de 2015, en la que se decidió concurrir a las elecciones insulares y autonómicas bajo las siglas y forma jurídica de Podemos, son varias las reflexiones que nos gustaría resaltar:

 

– Las afiliadas llegamos a la asamblea con falta de información sobre las propuestas que en la misma se iban a votar. Recordemos que antes de la asamblea, las últimas informaciones que se habían dado, era que Podemos había decidido “desde Madrid y de forma unilateral” que no se presentaría a las elecciones municipales, y que concurriría en solitario a las elecciones autonómicas. Siendo la intención desde Sí se puede la confluencia de cara a las elecciones en los Cabildos o la presentación en solitario, si no fuese posible lo anterior. Entendemos, que una decisión tan relevante como la que finalmente se tomó requería de una mejor preparación de la asamblea, para llegar a la misma con la información suficiente. En este sentido, una de las primeras intervenciones en la asamblea incidía en esta cuestión y solicitaba que, al igual que se hacía en las primarias y para garantizar el máximo de participación, se debería abrir un plazo, un intervalo de tiempo para que todas las personas afiliadas pudieran expresar su opinión, ya que no todo el mundo pudo asistir a la asamblea, ni tenía la información de antemano para reflexionarla y valorarla. Esta solicitud, no fue atendida.

 

– Durante la asamblea, para justificar la propuesta de concurrir a las elecciones insulares y autonómicas como Podemos se puso siempre sobre la mesa el marco normativo y la planificación temporal de Podemos. En ningún momento, se hizo referencia al marco normativo de Sí se puede, que desde nuestro punto de vista deja claro, que una decisión de tal calibre requiere de la celebración de un congreso. Es en este sentido, vemos que las negociaciones con esta organización se han realizado desde una posición de subordinación a la estructura y normas de las que se ha dotado Podemos.

 

– Tenemos que mostrar nuestro rechazo a la ausencia de búsqueda de consenso, optando por la alternativa que dejaba fuera de nuestra organización a compañeros y compañeras. Excluyendo la posibilidad de optar por la alternativa de consenso y más integradora, agarrándose para ello a la mayoría cualificada de tres quintas partes. No entendemos que una organización que se define participativa cierre un debate tan importante agarrándose a una mayoría cualificada, y desechando de antemano la opción de consenso que suponía la coalición electoral.

 

Esta reflexión que parte de este grupo de militantes y afiliadas y afiliados, es un golpe sobre la mesa. Una llamada a la reflexión de la organización, como organización canaria que lucha por la construcción popular de Canarias, y no como una sucursal de Podemos en Canarias. En este sentido, no obviemos que tras esta decisión los grupos tanto del Cabildo como del Parlamento se regirán por los estatutos de Podemos y todas sus estrategias políticas, por lo que los cargos que resulten electos serán de Podemos y estarán a las órdenes de lo que diga Madrid, ya que Sí se puede ha decidido no presentarse ni al Cabildo ni al Parlamento de Canarias.

 

Canarias, a 6 de abril de 2015.

 

* Escrito remitido por correo electrónico a Tamaimos para su publicación en primicia. Está firmado por los siguientes militantes de Sí se puede:

 

Alberto Bolaños Torres -Santa Cruz

 

Juan Carlos Damas Negrín -Santa Cruz

 

María Isabel Dorta Díaz -Güímar

 

Montserrat Figueras Casamada –Güímar

 

Gloria María García Fariña –Güímar

 

Yurena González González -La Laguna

 

José Antonio Hernández Martín –Güímar

 

Raico López Gallardo –La Laguna

 

Carlos Airan López Ramallo –Güímar

 

Narciso Lorenzo Santos -Santa Cruz

 

Juan Martin Engel -Arona

 

Ignacio Moreno Alberto -La Laguna

 

Eduardo Pérez Hernández -Fuencaliente

 

Concepción Pérez Mendoza -Santa Cruz

 

Carolina Ramos Rodríguez -Güímar

 

Davinia Inés Rodríguez Medel -Arona

 

Juan Antonio Sesmero Sesmero -Arona