"Urgencias" de Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias

Recientemente, en sede parlamentaria, el gobierno de Canarias ha tenido que reconocer el caos de las urgencias, que achaca a déficits estructurales de los que culpa a una inadecuada  financiación del Estado. Que esta es insuficiente y además no finalista, es cierto, pero debemos recordar que nuestra comunidad autónoma tiene las competencias en Sanidad desde hace muchos años, y que los que  gobiernan en este momento no son unos recién llegados, por tanto, no se puede echar toda la culpa a Madrid sin sonrojarse.

Cuando las urgencias hospitalarias se colapsan, poniendo en peligro la vida de los pacientes,  es por algo muy elemental:  porque llegan muchos pacientes, por falta de recursos humanos y materiales en los Puntos de Atención Continuada (PAC) y en los Servicios Normales de Urgencia (SNU), fundamentalmente, a lo que habría que añadir la falta de hospitales comarcales, y  porque salen pocos pacientes, liberando camas para los que precisan ingreso por patología aguda, por falta de camas hospitalarias o socio-sanitarias para los que precisan cuidados especializados que no se les pueden dar en su domicilio por falta de recursos.

Los Servicios Normales de Urgencia (SNU) tienen personal específico y cubren desde las 5 de la tarde hasta las 9 de la mañana del día siguiente de lunes a sábado y las 24 horas los domingos y festivos. Están ubicados en los centros de salud, pero tienen espacio propio y personal propio. El resto de la Atención continuada, es decir las urgencias desde las 8 de la tarde, hora de  cierre del centro de salud, hasta las 8 de la mañana, hora de apertura,  y los sábados desde las 9 de la mañana hasta las 5 de la tarde,  los cubre el personal del Equipo de Atención Primaria , y se les llama Puntos de Atención Continuada (PAC).

En los municipios o zonas donde no hay SNU hay PAC. El personal de los SNU está mejor preparado para las urgencias que el de los EAP (PAC), pero los medios materiales son los mismo en general  echándose, sobre todo, en falta servicios comarcales de rayos x y de laboratorio.

Si existen múltiples puntos de urgencias (21) distribuidos por toda la geografía canaria,  no se entiende la deficiente atención de urgencias en la Comunidad Canaria a menos que consideremos que existe una mala gestión de estos.

En la ley 16/2003, de 28 de mayo, de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional se explicita la prestación de urgencia:  El artículo 15 establece que “La atención de urgencia se presta al paciente en los casos en que su situación clínica obliga a una atención sanitaria inmediata. Se dispensará tanto en centros sanitarios como fuera de ellos, incluyendo el domicilio del paciente, durante las 24 horas del día, mediante la atención médica y de enfermería”.

Si todo está regulado ¿qué es lo que falla?

En opinión de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias:

1- Los EAP y los SNU están infradotados de recursos humanos y materiales.

2- Los puntos de urgencias tienen las mismas carencias que Atención Primaria.

La continuidad asistencial entre la asistencia de urgencia y la asistencia programada tanto de atención primaria como especializada adolece de los problemas comunes que afectan prácticamente todos los servicios sanitarios: la estanqueidad entre unos dispositivos y otros.

 

El fallo de los Puntos de Atención Continuada y de los Servicios Normales de Urgencia y las limitaciones de la Atención Primaria es lo que constituye, junto con la perdida de los derechos sanitarios de los inmigrantes, que solo tienen derecho a la asistencia urgente, el conjunto de causas contribuyentes al colapso de los Servicios de Urgencias Hospitalarios, amén de las deficiencias de los mismos, antiguos, obsoletos tanto en infraestructuras como en organización. A todo ello se debe sumar también la falta de hospitales de media y larga estancia, sobre todo en poblaciones envejecidas y polipatológicas, donde el reajuste de medicación y cuidados requieren ese ingreso (con un mínimo de pruebas, etc).

La demanda de servicios sanitarios por parte de la población sigue una curva exponencial, siendo las urgencias una de las áreas en las que el crecimiento es más llamativo. El ciudadano actual exige del sistema sanitario una asistencia rápida y sin demoras y, en el caso de que el mismo no le ofrezca la rapidez que él considera necesario, opta por dirigirse a los servicios de urgencia fundamentalmente hospitalarios.

 

Desde la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias demandamos un PLAN DE URGENCIAS que contemple:

 

1-   

Puntos de Atención Continuada y Servicios Normales de Urgencia suficientes y eficientes en personal y medios.

2-   

Crear puntos comarcales de urgencia con equipamiento de rx y laboratorio.

3-   

Una mayor integración y coordinación entre los dispositivos extrahospitalarios y los hospitalarios.

4-   

Potenciar el papel de la enfermería en las unidades de urgencia.

5-   

Intercambio de formación del personal médico y de enfermería de Atención Primaria con el de las unidades de urgencia. Optimizar la formación y capacitación de los profesionales, con la acreditación pertinente.

6-   

Crear una continuidad asistencial entre la Atención Primaria, Hospitalaria y Urgencias hasta alcanzar un funcionamiento como sistema.

 

El derecho a la salud es un derecho humano fundamental proclamado por la Carta de Naciones Unidas y consagrado por la Constitución Española. La atención a la emergencia cumple un papel esencial para el ejercicio de este derecho.

 

Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias